¿Te has venido arriba al ver los rayos de sol y ahora estás pagando las consecuencias?

Las quemaduras de sol son la pesadilla del verano, frustrando el bronceado y obligando a la gente a embadurnarse en cremas y protectores. Estamos expuestos al sol durante todo el año, sin embargo, en verano estamos mucho más expuestos a los rayos ultravioleta (UVA) que son los que dañan nuestra piel y los causantes de las quemaduras solares. Cuando estás siendo bombardeado con los UVA, tu piel expuesta aumenta su producción de melanina, ese pigmento oscuro que todos tenemos en la capa superior de la piel (la epidermis) que le da el color y también determina el bronceado que puedes obtener. Aumentar la producción de melanina es la forma de los cuerpos de proteger las capas más profundas de la piel, y el bronceado actúa como un escudo contra los rayos UVA. Aunque utilices cremas y protectores solares para prevenir quemaduras solares, puedes terminar quemándote igualmente.



Sigue estos 6 remedios caseros simples, rápidos y eficaces para quemaduras del sol y evita el pelado y deshazte de la rojez y el picor de la piel.

1. Pasta de patata


Si después de una jornada expuesto al sol, te has encontrado con la piel roja y abrasadora deberá utilizar patatas. Éstas han sido conocidas como un calmante para el dolor a lo largo de los años, sobre todo para calmar irritaciones menores en la piel, rasguños, mordeduras y quemaduras. Algunos dicen que el jugo de la patata funciona mejor, mientras que otros sientes que con hacer rodajas es suficiente.

2. Comprimir leche fría


Una compresa de leche fría es una de las formas más rápidas, sencillas y de bajo coste para tratar las quemaduras solares. No tiene más complicación que dirigirte al frigorífico, coger la leche y poner en remojo la compresa, ya que al posarla sobre la zona afectada, aliviará el quemazón y creará una capa de proteína para proteger tu piel y ayudarla a curarse más rápidamente.

3. Refrescarse con menta y té verde


La menta naturalmente enfría y calma todo lo que toca, y las quemaduras del sol no son una excepción. El ácido tánico y la teobromina que se encuentran en el té verde también ayudan a aliviar el dolor y curar la piel dañada cuando se aplica tópicamente, por lo que una vez hervido el té y las hojas de menta, habrá que dejarlo enfriar y usando almohadillas de algodón o paños suaves, habrá que aplicarlo en la zona afectada.

4. Aloe Vera


El gel de Aloe Vera, es uno de los remedios más conocidos para aliviar las quemaduras del sol. Es un gel fresco, calmante y de fácil absorción. Debido que el Aloe es útil para muchas otras dolencias (como el acné o acidez) es útil tener una planta en casa.

5. Yogur natural


El yogur natural sin ningún azúcar ni aditivo añadido, es una fuente enorme de probióticos y enzimas que ayudan a curar la piel. Tendrás que aplicar el yogur natural en la quemadura, y al haber estado en el frigorífico, el frescor, ayudará a la vez que a curarlo a calmar la abrasión.

6. Pepino


Alivio inmediato: eso es lo que un pepino es para la piel quemada. No sólo es el pepino fresco calmante para la quemadura, sino que, gracias a sus propiedades antioxidantes y analgésicas, promueve y facilita la curación, así como el alivio adicional de la incomodidad que una quemadura puede producir. La manera más recomendable del uso del pepino para las quemaduras, es aplicarlo recién cortado directamente en la zona afectada para que no pierda sus propiedades ni beneficios al ser licuado o triturado.


Las quemaduras de sol son el caso perfecto para recordarte el siguiente proverbio: “más vale prevenir que curar”, pero como muchas veces, aunque nos hayamos puesto litros y litros de crema, no es suficiente para librarnos de las dolorosas y molestas quemaduras, espero que los remedios mencionados anteriormente pueden ayudarte.

Comentarios